Incontenible

Su silueta en el fondo del cerebro. Puños apretados esperando el regreso. El humo de su pelo impregnado en los sentidos. Inmovilizado, es como una droga.

Su piel suave me invita a perderme en su poder; recorrerla sin rumbo alguno, atraído e hipnotizado por su cuerpo. Sus ojos color café, que despabilan en cualquier momento, que se inyectan en el corazón. Una daga.

Perdido. Desprotegido. Con miedo. Con miedo a no poder controlar lo que me produce con su accionar. Con miedo a que ella se adueñe de mis sueños, de mis madrugadas e insomnios.

La trampa, sus abrazos. Sus pequeñas manos en mi espalda, su cabeza sobre mi pecho; sus latidos, cierran el trato. Me condenan.

Estático y acartonado, todo depende de sus besos, que con el más inminente contacto, me quiebran, me ponen de rodillas. Un escalofrío por la espina, el sudor en la frente, un mentón temblando, una sonrisa incontenible. Amor.

Acá comentas si te pinta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s